Sentido adiós a Joan Hunt, fundadora de Cudeca, el primer centro específico de cuidados paliativos en España

Joan Hunt, impulsora de la Fundación Cudeca, falleció este jueves, 24 de junio, a los 92 años, dejando un enorme legado cuyos cimientos se iniciaron en el año 1991, cuando la muerte de su marido, Fred, la llevó a promover en Málaga el primer centro específico de cuidados paliativos en España. A este proyecto –y a poner en valor la importancia de procurar «una especial forma de cuidar» a las personas con una enfermedad avanzada o en proceso de final de vida– dedicó las últimas tres décadas.

Sus últimos días han sido «serenos, en paz, con algún momento de humor y risas y otros en los que Joan decidió tomar el mando de la situación», siempre arropada por el cariño y los cuidados de las personas que forman parte de Cudeca. «Nos dijo que estaba preparada para este viaje y que necesitaba irse ya. Y lo ha hecho como ella quería, sin ruido, sin alboroto, en el día de su santo, San Juan», explican desde la fundación.

Consciente de que se acercaba el final de su vida, Joan siguió dando muestras de su fuerza y su compromiso: «No estéis tristes, celebrad mi vida, no mi muerte. He tenido una vida plena y muy feliz. He trabajado mucho, pero siempre disfrutando, rodeada del gran equipo de Cudeca, del que estoy tan orgullosa y al que admiro profundamente. Siempre me ha conmovido el amor, el respeto y la dignidad con los que todos cuidáis a las personas en los momentos más difíciles de su vida«.

También dejó constancia de sus deseos, siempre centrados en su proyecto y en el bienestar de las personas que afrontan la última etapa de su vida: «No enviéis flores a mi funeral, enviad un donativo. Todos sabéis que los donativos que pedí en el funeral de mi marido Fred fueron el punto de partida y la razón por la que decidí crear un centro especial para atender a los pacientes al final de su vida y a sus familias. Pues bien, ahora me toca a mí, y vuelvo a decir lo mismo: envíen donaciones para proporcionar cuidados, apoyo y compañía a quienes más nos necesitan», escribió.

Del mismo modo, Joan pidió a todo el equipo de Cudeca que la recuerde «con alegría», porque «ser recordada significa que una vez viví y estaré en paz».

«Elegí el camino menos transitado, y dejo a Cudeca en las manos compasivas de aquellos que decidieron hacer el viaje conmigo. Confío en vosotros: haced que mi legado siga dando vida a los días de los pacientes y sus familias a través de la especial forma de cuidar de Cudeca, que no es, ni más ni menos, que la especial forma de ser de cada uno de vosotros. Os deseo mucho amor, éxito y crecimiento para Cudeca», escribió.

Como se destaca desde la Fundación, para entender la grandeza de Joan Hunt «es preciso remitirnos a su historia personal antes de retirarse a una merecida jubilación anticipada en la Costa del Sol», el lugar donde nació su proyecto, el primer hospice de España:

 

 SEMBLANZA DE UNA GRAN MUJER, JOAN HUNT OBE

 

Un gran abrazo desde SECPAL a la familia de Cudeca

 

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*