Los cuidados paliativos son una alternativa conservadora para al menos el 25% de los pacientes con enfermedad renal crónica avanzada (ERCA)

Madrid, 24 de noviembre de 2016. La Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), con el objetivo de brindar la mejor atención al paciente y su familia, mantienen una alianza para acercar a los profesionales los más novedosos avances en el ámbito de los cuidados paliativos renales. Esta es la finalidad de la tercera edición del Programa de formación en manejo conservador y cuidados paliativo en la Enfermedad Renal Crónica (ERC) estadio 5, que han inaugurado hoy en el Escorial los presidentes de la S.E.N. y de SECPAL, María Dolores del Pino y Pino y Rafael Mota Vargas, respectivamente, y en la que participan hasta mañana cerca de 200 especialistas.

El objetivo final de estas reuniones multidisciplinarias es garantizar que los pacientes con ERCA que se encuentran en la fase final de la enfermedad renal crónica puedan vivir y morir sin dolor y sin sufrimiento alguno y garantizarles unos cuidados nefrológicos y paliativos de calidad.

En España un 9,2% de la población adulta está diagnosticada de insuficiencia renal crónica especialmente en individuos de edad avanzada. También es una realidad el incremento en el número de pacientes que inicia tratamiento sustitutivo renal o diálisis, con un predominio de mayores de 75 años y de diabéticos con elevada comorbilidad.

Según una reciente encuesta de la Sociedad Española de Nefrología, el manejo renal conservador ya se oferta como una opción más de tratamiento de la Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA). Un 45% de los hospitales ya disponen de consulta de ERCA conservadora. Aproximadamente el 9% de los pacientes con ERCA eligen tratamiento conservador, la mayoría por deterioro funcional y/o comorbilidad elevada. Un 3% de los pacientes de diálisis fallecen tras retirada (75% en hospital) y en el 35% de las retiradas no se realiza un Plan de Cuidados Paliativos Avanzados (PCPA). Y el 18% de los pacientes en hemodiálisis podrían tener un pronóstico de supervivencia inferior a un año.

Las conclusiones del estudio, según la doctora Rosa Sánchez Hernández, especialista en Nefrología y cuidados paliativos que preside el comité organizador, permiten comprender mejor la situación en nuestro país de los pacientes con ERCA en manejo renal conservador. En este sentido, ha explicado que se observa que uno de cada cuatro pacientes con ERCA tendrá necesidades de cuidados paliativos renales. Por ello son necesarias estrategias comunes específicas en cuidados paliativos renales que ayuden al nefrólogo y al paliativista a solventar situaciones difíciles y a mejorar la atención del paciente.

A ello se debe la reciente preocupación de las sociedades científicas por intentar introducir mejoras en el cuidado y en el tratamiento paliativo del paciente con ERC, tanto del que elige tratamiento conservador, como del paciente en diálisis, ha añadido la doctora Sánchez Hernández.

Las personas con enfermedades renal crónica avanzada presentan un importante acúmulo de síntomas y limitaciones funcionales que suponen una gran carga para los cuidadores y un empeoramiento en la calidad de vida de ambos (paciente y cuidador). La prevalencia de síntomas en la ERC 4 y 5 es similar o superior a la observada en los pacientes con cáncer. En la mayoría de las ocasiones, cuando el paciente no tiene un adecuado control de síntomas, o la familia claudica, el siguiente paso en la cadena de atención es la visita al servicio de urgencias o el ingreso hospitalario. El dolor también es un problema comúnmente subdiagnosticado e infratratado en pacientes con ERCA. De ahí la necesidad de implementar programas de cuidados paliativos para estos enfermos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*