La morfina como derecho humano

Expertos en la ONU reclaman mejorar el acceso a tratamientos para el dolor severo.

Millones de niños y adultos que viven en países de ingresos bajos y medianos padecen enfermedades terminales o que amenazan sus vidas sufriendo terriblemente sin poder acceder a la morfina, un tratamiento efectivo, fácil y barato de producir. Como llamada a la acción para abordar esta situación devastadora pero solucionable, la Organización para la Prevención del Sufrimiento Intenso (OPIS – Organisation for the Prevention of Intense Suffering), un “think-and-do tank” suizo, y la Internacional de Médicos por unas Políticas de Drogas más Saludables (IDHDP – International Doctors for Healthier Drug Policies), red con sede en Londres, están llevando a cabo un evento paralelo oficial con panelistas expertos durante la 37ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que lleva por título “Poner fin a la agonía: el acceso a la morfina como imperativo ético y de derechos humanos”. La dificultad para el acceso terapéutico a la morfina y otros opiáceos se debe en gran medida a unas regulaciones gubernamentales excesivamente estrictas, basadas en unas preocupaciones desproporcionadas sobre su dependencia y abuso, así como a un descuido histórico en relación al sufrimiento en muchos sistemas de salud. La epidemia de mal uso de opiáceos en Estados Unidos, que ha recibido una amplia atención, es un problema serio pero distinto, con sus propias causas específicas. Como parte de la llamada a la acción, OPIS ha producido una guía resumen (en inglés) sobre la cuestión del acceso a la morfina.

Algunos pasos específicos que los gobiernos pueden tomar para resolver el problema son:

1. Desarrollar una estrategia centralizada

2. Adaptar las regulaciones para asegurar un mejor equilibrio entre acceso y control

3. Proponer una ampliación ambiciosa de la capacitación y la distribución de morfina oral

4. Desestigmatizar el uso de la morfina y otros analgésicos opioides

 

Leer documento completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*