Comunicado de la AMCP: ¿Cuál es la situación real de los Cuidados Paliativos en la Comunidad de Madrid?

En las últimas semanas, la eutanasia ha vuelto a las portadas de los medios de comunicación y a las conversaciones de los ciudadanos, tras conocerse la dolorosa situación de algunos pacientes con enfermedad muy avanzada que han solicitado a su familia acabar con su vida como única solución para poner fin al grave sufrimiento que padecían desde hace tiempo.

Coincidiendo con el periodo electoral, los partidos políticos han abordado abiertamente la posibilidad de despenalizar la eutanasia en España, con opiniones a veces encontradas. En este debate político, mediático y social, los Cuidados Paliativos se han presentado en muchas ocasiones como una «alternativa» a la eutanasia; en otras, como un complemento imprescindible o como una vía insuficiente para dar respuesta a las personas con enfermedades graves e incurables.

La Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos (AMCP), grupo profesional de representación de una gran parte de los paliativistas que ejercen en la Comunidad de Madrid, ha manifestado su postura frente a este importante debate, coincidiendo con los planteamientos de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL): respetar las posturas y opiniones diversas y declarar, como asociación científica y profesional, nuestro compromiso para ofrecer a los ciudadanos unos cuidados paliativos óptimos en una situación tan difícil y dolorosa como es el proceso de morir.

Este compromiso nos lleva a emitir este comunicado con el fin de ofrecer nuestra opinión sobre la situación real de los Cuidados Paliativos en la Comunidad de Madrid, ya que parece evidente que, en el debate actual, es importante tener una perspectiva realista de cómo se están administrando y aplicando estos cuidados en nuestra Comunidad.

Algunas preguntas muy importantes surgen de una primera reflexión, motivada por la práctica asistencial diaria de nuestros asociados:

– ¿Se están ofreciendo y aplicando los cuidados paliativos a TODOS los pacientes con enfermedad avanzada que lo necesitan en la Comunidad de Madrid? ¿Cuántos pacientes no pueden acceder actualmente a estos cuidados por problemas de diversa índole (organizativos, distribución geográfica de los recursos, capacidad de los equipos en diferentes áreas de la Comunidad…)?

– ¿Es la asistencia actual equilibrada y suficiente? ¿La atención puede ser INTEGRAL en todos los casos? ¿Reciben atención psicosocial adecuada todos los pacientes con necesidad de atención paliativa?

– La atención domiciliaria, como base de unos Cuidados Paliativos de calidad, ¿cuenta con los recursos humanos y materiales suficientes? ¿Es la situación equiparable en todas las áreas sanitarias de Madrid o, como pensamos, hay importantes diferencias que afectan al servicio prestado? ¿De qué dependen estas diferencias?

– ¿Se pueden ofrecer en las unidades hospitalarias existentes en la actualidad unos Cuidados Paliativos óptimos? ¿Cuentan todos los hospitales de la Comunidad con medios adecuados? ¿Hay diferencias dependiendo de la localización geográfica o el Área de Salud que las gestiona?

– Respecto a las camas de media estancia en hospitales de Cuidados Paliativos, ¿son igualmente accesibles para todos los ciudadanos, independientemente del sitio en el que vivan?

– ¿Todos los profesionales que atienden a pacientes con necesidades paliativas y a sus familias tienen una formación adecuada? ¿Los profesionales de los equipos específicos que deben atender las necesidades más complejas son seleccionados, atendiendo a su cualificación profesional en paliativos y experiencia, a través de procedimientos estándar establecidos?

Nos gustaría dar una respuesta optimista a todas estas preguntas y a muchas más que afectan, indudablemente, a la calidad de los Cuidados Paliativos en la Comunidad de Madrid, pero, lamentablemente, en este momento no podemos hacerlo.

Aunque no disponemos de datos concretos, podemos afirmar desde aquí que la atención psicosocial es claramente insuficiente; que existen diferencias geográficas importantes en la disponibilidad de recursos materiales y humanos, dependiendo del área de gestión (algunas deficiencias afectan a elementos tan básicos como el medio de transporte necesario para desplazarse al domicilio); que en algunos hospitales los equipos de apoyo (ESH) llevan meses o años funcionando sin personal médico por falta de asignación de sustituto o que algunas zonas de la Comunidad de Madrid son claramente deficitarias en la disponibilidad de camas de media estancia, como el Corredor del Henares.

Los profesionales para cubrir puestos específicos se están seleccionando con criterios diferentes a la experiencia y formación en materia de cuidados paliativos, priorizando otros como plaza fija o interina. Sigue sin existir un procedimiento homogéneo para la selección de estos profesionales, así como una bolsa de trabajo específica en contratación.

Desde la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos, nos hemos dirigido formalmente al consejero de Sanidad de la Comunidad para mantener una reunión informativa en la que abordar estos problemas, sin haber obtenido ninguna respuesta hasta el momento. Hace ya casi dos años que muchos profesionales participamos en la elaboración de un Plan Estratégico de Cuidados Paliativos del cual no tenemos noticias en la actualidad: desconocemos la fecha de aprobación y las repercusiones que este Plan podría tener.

Como asociación profesional, nos vemos obligados a transmitir nuestra sensación sobre la falta de interés o dedicación con la que los administradores han gestionado los Cuidados Paliativos en la Comunidad de Madrid en los últimos años. El estímulo inicial que representó la aprobación de la Ley 4/2017, de 9 de marzo, de Derechos y Garantías de las Personas en el Proceso de Morir se ha cambiado por decepción, puesto que la aplicación de la misma ha sido claramente muy insuficiente, y ni siquiera ha podido ser evaluada.

La Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos tiene como fin «el desarrollo de los Cuidados Paliativos para promover el derecho de las personas a una asistencia adecuada y digna durante el proceso del morir». Este planteamiento nos obliga a poner de relieve las dificultades que observamos en nuestra práctica asistencial y a ofrecer a la Administración, gestores, políticos y otros agentes sociales toda nuestra experiencia y todo el esfuerzo necesario para abordar abiertamente la problemática de desarrollo aquí expresada y revalidar nuestro compromiso con unos Cuidados Paliativos universales y equitativos en nuestra Comunidad.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*